Estas 5 tendencias dan forma a nuestra industria en 2017

Tuesday, 31 January 2017

Author: Benjamin Low

Industry News

En unas pocas décadas, el sector de la videovigilancia ha pasado por grandes cambios en tecnología y comercial. Desde los problemas iniciales con las cámaras analógicas y de circuito cerrado tradicionales, a la tecnología digital de la actualidad, basada en la red, el cambio ha sido constante, y solo continuará acelerándose.

El uso de software de gestión de video (VMS, por su sigla en inglés) continuó su sólida trayectoria de crecimiento en 2016, con un pronóstico de IHS de un aumento del 7% en el mercado mundial de equipos de videovigilancia para este año. Los sistemas de video digital en red de la actualidad (que operan en una red de computadoras con protocolo de Internet o IP) ahora ofrecen poderosos beneficios de mantenimiento y gestión, y permiten tanto la expansión en el futuro como una mayor flexibilidad.

Las siguientes son cinco tendencias claves que continuarán dando forma al sector de la videovigilancia en 2017:

 

Creciente importancia de la seguridad cibernética

La seguridad cibernética se ha convertido en algo fundamental en la vida cotidiana, lo que la convierte en un segmento importante del mercado. A medida que se conocen cada vez más casos de perfil alto, se intensifica la preocupación acerca de la capacidad de asegurar las redes y los datos. Como resultado, los consumidores están cada vez más preocupados por proteger su infraestructura de datos críticos, y esto lleva a un cambio en el equilibrio del gasto, desde las iniciativas en el ámbito físico a la seguridad cibernética para proteger los datos de las organizaciones.

En 2017, esta tendencia aumentará dada la urgencia de las empresas por proteger la privacidad de los datos y evitar el acceso no autorizado a los mismos. Sobre todo porque IoT (por sus siglas en inglés, o Internet de las cosas) gana tracción y se utilizan más dispositivos en los ámbitos público y doméstico, la seguridad cibernética será cada vez más importante ya que estos dispositivos no asegurados ofrecen posibles brechas a los delincuentes para extraer datos sensibles.

 

Un futuro digital inteligente y seguro

Debido al aumento de las amenazas de seguridad el año pasado, la seguridad pública ha subido al primer lugar de la lista. Gracias a los avances tecnológicos que se observan en la videovigilancia con análisis de video, así como en los centros de mando y control de seguridad pública con integración mejorada entre subsistemas, el video permitirá que las ciudades mejoren sus tiempos de respuesta a incidentes de todo tipo, y sirvan como herramienta para ayudar a los ciudadanos.

También hemos observado y esperamos que la mayor aceptación de vigilancia continúe en la opinión pública general, dado que la verán menos como una medida de control gubernamental y más como un instrumento de seguridad. Del mismo modo, la vigilancia móvil también verá un fuerte crecimiento en 2017. Desde los dispositivos para llevar puestos, como las cámaras para el cuerpo, hasta los dispositivos aéreos no tripulados, la vigilancia móvil tiene posibilidades de crecimiento en muchos mercados comerciales, como los agentes de embargo, encargados de seguridad en clubes, electricistas y plomeros.

En Asia, muchas ciudades ya están adoptando el concepto de la Smart City, (ciudad inteligente) donde la tecnología avanzada se integra con la administración de la ciudad para aumentar la eficiencia, impulsando así el uso del video. La ciudad de Yinchuan en China es un ejemplo estelar de una de las ciudades inteligentes más avanzadas en Asia, con todo incluido, desde autobuses hasta cubos de basura integrados en un sistema unificado. Mientras que Singapur se mueve hacia su objetivo de convertirse en una nación inteligente, la videovigilancia y el análisis pueden integrarse en nuestra ciudad inteligente para proporcionar una solución más integral.

 

IoT - nuevas oportunidades de mercado para VMS

El aumento de IoT ha abierto una posible vía de aplicación para VMS y la tecnología de video. En Asia Pacífico, se espera que el número de dispositivos utilizados aumente de 3,1 mil millones a 8,6 mil millones en 2020, lo que creará una oportunidad de mercado de 583 mil millones de dólares estadounidenses.

Esto presenta la emocionante oportunidad de aplicar VMS más allá de la seguridad. El video puede integrarse con sistemas de IoT, por ejemplo, para proporcionar información según las necesidades empresariales u operativas. Además, los análisis de video tales como la asignación por calor y el recuento de personas pueden permitir que más organizaciones recopilen información de inteligencia comercial, lo que refuerza aún más la eficacia, la propuesta de valor y la rentabilidad de la videovigilancia.

 

Aumento de la competencia y la consolidación

El mercado de CCTV y vigilancia vio una fuerte tendencia a la consolidación en 2016, y no muestra signos de desaceleración. Impulsado por múltiples fusiones y adquisiciones, así como la eliminación de empresas más pequeñas por parte de los grandes agentes del mercado, la cuota de mercado de los 15 mejores agentes ha aumentado un 11% de 2011 a 2015, y se espera que aumente aún más en 2020.

A raíz de estas condiciones actuales del mercado, resulta muy difícil para los agentes más pequeños soportar las presiones de los precios y aumentar sus ingresos, mientras que las grandes empresas han ganado posiciones significativamente mejores en el mercado. Por lo tanto, es evidente que los fabricantes que permanezcan en pie al final, serán los grandes beneficiarios, con una fragmentación de mercado mucho menor.

 

Más opciones de integración de soluciones

La integración de soluciones vio grandes avances en 2016[, lo que permitió a las empresas de VMS crear ecosistemas más propicios para el despliegue de las mejores y más adecuadas tecnologías de video a cada consumidor individual. Esto se atribuye a la elaboración de la norma ONVIF en 2016, diseñada para facilitar la vida de las personas que utilizan productos de diferentes marcas, lo que resulta en una mayor libertad de elección para los usuarios finales.

Esto tiene especial importancia para el crecimiento de la ciudad inteligente y la vigilancia. Sin integración, los usuarios finales pueden verse "atados" a soluciones de un solo fabricante, o adoptar un enfoque de "construir una vez y mantener para siempre". Por lo tanto, la integración permite a los usuarios finales elegir de una variedad de hardware y software disponible cada vez más amplia para asegurar una mejor satisfacción de sus necesidades, al tiempo que mantiene la compatibilidad del diseño de la red.

Benjamin Low, Vicepresidente, APAC, Milestone Systems