El transporte público recurre a las soluciones avanzadas de vídeo para la seguridad de los pasajeros

jueves, 10 septiembre 2020

Consiga ya su copia del e-book

Con el objetivo de reducir las emisiones, la contaminación y la congestión, y mejorar así los espacios públicos, además de aumentar la comodidad para sus habitantes, las ciudades utilizan sistemas de información que recopilan datos sobre el tráfico, los vehículos y el uso de los diferentes medios de transporte. Esto ayuda a las ciudades a hacer que el transporte público sea más eficiente y accesible, y a que atraiga a más personas a utilizarlo.

Pero ¿qué efecto tiene un aumento de pasajeros sobre las amenazas y riesgos de seguridad? ¿Qué supone el gran aumento de datos para la ciberseguridad y la privacidad de datos? Y ¿cómo pueden los profesionales de la seguridad trabajar de forma más estrecha con las fuerzas del orden y los funcionarios de la ciudad para atenuar de manera preventiva las amenazas a la seguridad?

Los operadores de seguridad solían estar abrumados por las innumerables falsas alarmas y la revisión manual de horas y horas de imágenes de vídeo. En aquel entonces, las cámaras no disponían de inteligencia incorporada, por lo que las grabaciones de vigilancia solo eran efectivas para el análisis de delitos ya ocurridos y no para prevenir los futuros.

Hoy, la videovigilancia es una operación de seguridad preventiva. Para un enfoque inteligente de la videovigilancia, existen tres elementos fundamentales:

  1. Una plataforma de videovigilancia inteligente
    La plataforma de videovigilancia inteligente está equipada con un software de monitorización que analiza, evalúa y responde a los datos, eventos e imágenes que ve a través de cámaras inteligentes.
  2. Cámaras inteligentes
    Las cámaras inteligentes son capaces de integrarse con sistemas de gestión de video. Detectan de manera activa los riesgos individuales e interpretan y destacan los problemas de seguridad.
  3. Tecnología de sensores
    La tecnología de sensores se puede añadir a su sistema de gestión de vídeo para, por ejemplo, reconocer, de manera independiente, brechas de seguridad visual como paquetes abandonados o comportamientos sospechosos.

Con la integración de cámaras inteligentes, de inteligencia artificial, del análisis de video y la innovadora tecnología de sensores, es posible diferenciar entre personas en movimiento y condiciones seguras de fondo, como árboles agitados por el viento o las salpicaduras de las fuentes. Estas áreas ya no se pueden considerar un punto ciego de seguridad y se pueden eliminar como escenarios de falsas alarmas que, al fin y al cabo, consumen mucho tiempo. Esto significa que el personal de seguridad puede aplicar su criterio y experiencia en base a una información clara y procesable.

Una estrategia integral de prevención puede acabar con las amenazas. A medida que los operadores de transporte digitalicen su tecnología operativa, el riesgo de un ciberataque será elevado y la atención deberá concentrarse en controlar y proteger esta ingeniería. Ninguna empresa es inmune por completo a los ciberataques, pero una estrategia integral de prevención puede eliminar muchas de las amenazas. De hecho, es posible, incluso, reducir la probabilidad de interrupciones a causa de ciberataques. Sin embargo, es necesario adoptar las siguientes medidas:

  • Implementación de las mejores prácticas de seguridad
  • Establecer una estructura de gobierno de riesgos eficaz y acorde con otros tipos de riesgo, además, de mantener el compromiso de la junta
  • Establecer un proceso para entender mejor las amenazas y los riesgos para la organización y determinar el apetito de riesgo para exposiciones cibernéticas
  • Establecer una capacidad de respuesta con planes ante incidentes ya probados, reduciendo así el impacto de cualquier ataque cibernético

Ante el creciente uso de las tecnologías inteligentes, las demandas de seguridad de las empresas de transporte público aumentan día a día con el propósito de garantizar la seguridad de pasajeros, recursos y edificios en todo momento.

La tecnología de vídeo contribuye a satisfacer estas demandas, proporcionando una vista de 360º de todo lo que sucede a los operadores de transporte. De esta forma, pueden identificarse los posibles riesgos y amenazas a medida que ocurren y reaccionar lo antes posible.

Consiga ya su copia del e-book