Constrúyalo hoy y escalálelo… ¿mañana?

miércoles, 22 julio 2020

Las instalaciones de vigilancia son mucho más que un simple conjunto de cámaras, grabadoras y clientes. Los dispositivos IoT, el control de acceso y el análisis de vídeo han sido, durante mucho tiempo, una parte fundamental de casi todas las grandes instalaciones de seguridad. La creciente funcionalidad, junto con un número cada vez mayor de empresas que operan desde distintas ubicaciones, han puesto la escalabilidad como el factor principal a la hora de diseñar un sistema de vigilancia. Ya no es suficiente diseñar un sistema que cubra las necesidades actuales de los clientes. Lo que ahora se espera, es diseñar un sistema capaz de cubrir las necesidades en un futuro cercano e, incluso a veces, lejano. ¿Cuántas cámaras debería admitir el sistema en cinco años? ¿Cuánto almacenamiento requerirá para mantener los períodos de retención cuando el número de cámaras se duplique? ¿Cuántos recursos informáticos son necesarios para dar soporte al crecimiento del sistema? Estas son solo algunas de las preguntas sobre escalabilidad que los integradores deben responder a la hora de diseñar sistemas para las empresas que están creciendo en este mismo momento.

La escalabilidad responde a la búsqueda de un sistema en el que cada aplicación o pieza de la infraestructura se pueda escalar para manejar el aumento de carga. Cuando se trata de sistemas de vigilancia locales, escalar el sistema significa, por lo general, escalar el hardware de manera vertical (agregando más memoria, almacenamiento más rápido o procesadores más potentes) u horizontal (agregando más servidores para distribuir la carga en distintas máquinas virtuales). Pero no importa cuál de las dos opciones elija, la lista de requisitos incluirá un caro y largo proceso de adquisición, mucho tiempo dedicado a la instalación y configuración del servidor y frecuentes visitas para el mantenimiento en el sitio. Para las grandes empresas con ubicaciones en distintas partes, esto puede repetirse en función del número de sitios, algunos de ellos ante el desafío de la disponibilidad geográfica.

La informática en la nube ofrece una alternativa para escalar el sistema sin depender del hardware. Se trata de una arquitectura escalable que elimina gran parte de los problemas que surjan durante la configuración y el mantenimiento de los sistemas de vigilancia locales. Los proveedores de servicios de nube pública como Amazon Web Services (AWS) tienen la escalabilidad incorporada en su propia plataforma, permitiendo escalar servicios como recursos informáticos, almacenamiento y redes al instante. El resultado es un sistema elástico que puede adaptarse y satisfacer un nuevo nivel de demanda, si fuese necesario. Con solo unos pocos clics, puede agregar recursos informáticos y cambiar la capacidad de almacenamiento desde la comodidad de su propia oficina, evitando así invertir tiempo en la instalación y configuración del servidor.

Ya lo hemos dicho antes, no hay dos instalaciones iguales. Por eso, los integradores de sistema desempeñan un papel clave al unir a cada cliente con el diseño adecuado. Las aplicaciones de seguridad, que hasta hace poco solo se habilitaban en las instalaciones locales, están ahora disponibles en los nuevos diseños de sistemas que aprovechan la tecnología de la nube. Esta tecnología brinda nuevas oportunidades a su empresa y nuevas experiencias a sus clientes.

XProtect no es diferente. Es el mismo XProtect que ya conocía, ahora disponible en la nube y con nuevas opciones para el diseño de sistemas. Además de XProtect local, Milestone Systems ofrece ahora una implementación en la nube alternativa que ejecuta XProtect en Amazon Web Services (AWS). Puede encontrar más información sobre esta solución y cursos online gratuitos en nuestro sitio web.

Para obtener más información, visite www.milestonesys.com/xprotect-on-aws