En el espectro

viernes, 19 junio 2020

Local o en la nube puede parecer una cuestión dicotómica. Sin embargo, hay un mundo de oportunidades entre estas dos opciones.

¿Cuántas cámaras están conectadas a cada servidor de grabación, qué potencia de computación se necesita para procesar vídeos y cuál es el punto medio perfecto entre periodo de retención y capacidad de almacenaje? Estas son solo algunas de las preguntas que debemos responder a la hora de diseñar un sistema de videovigilancia. Si se añaden los requisitos específicos del cliente, el hardware existente y el presupuesto disponible a la ecuación, esto presenta a los integradores de sistemas problemas de diseño complejos que, a menudo, se espera que resuelvan. Aunque la tecnología actual ofrece opciones que solucionan la mayoría de estos problemas, solucionarlos en una instalación que abarca varias ciudades, países o continentes es otra cuestión.

Hay varias opciones disponibles actualmente que nos ayudan a implementar y mantener sistemas locales grandes y federados. Sí, los sistemas locales ofrecen una solución fiable y segura si se implementan bien, pero también son estáticos, perpetuos y rígidos, lo que puede hacer que sean difíciles de gestionar de forma centralizada. A medida que se fueron extendiendo las operaciones de forma geográfica, la gestión centralizada se convirtió en un aspecto importante que lleva al hardware, las redes y los presupuestos al límite.

La computación de la nube presentó oportunidades nuevas para nuestra industria. La pila de tecnología que hasta ahora estaba integrada en dispositivos, clientes y servidores, ahora podría reemplazarse por la computación en la nube y las aplicaciones proporcionadas por los proveedores de software en la nube y vídeo como servicio (video Software as a Service, vSaaS). Al eliminar la mayor parte de la fricción que gestionan los integradores de sistemas, el resultado es un sistema elástico, medido y flexible.

Con dos tecnologías en mente, la pregunta es inevitable. Local o en la nube, ¿qué solución se a adapta a cada cliente? Una respuesta definitiva a esta pregunta podría simplificar la forma en que trabajamos, pero cuando se trata de potencial, las oportunidades se encuentran en algún punto entre las dos opciones. Local, nube híbrida, infraestructura (IaaS), plataforma (PaaS) o software (SaaS) como servicio. Para cualquier solución siempre hay una cosa clara: para emparejar al cliente con la solución correcta debemos entender la verdadera naturaleza de la operación del cliente.

Cada instalación del cliente es diferente. Algunos quieren una solución elástica que pueda expandirse fácilmente, mientras otros están interesados en una solución estática que pueda abastecerse manualmente. Hablar sobre las diferencias y similitudes entre las dos tecnologías con el cliente es de vital importancia para identificar el resultado deseado y cómo conseguirlo. Las conversaciones sobre el nivel de agilidad, velocidad, eficiencia, escala, precio y habilidad pueden ayudarle a trazar las necesidades del cliente y dónde se sitúa en el espectro: más cerca de la solución local o de la nube.


Seis drivers de valor utilizados para las necesidades del cliente, mapeo y planificación de la nube.

La computación en la nube desbloquea oportunidades geniales. Un sistema que hasta hace poco estaba limitado a una opción de implementación ahora se puede implementar de múltiples formas: la decisión es suya. Expandir sus habilidades con nuevas opciones de implementación le permitirá ampliar su negocio, optimizar sus servicios y proporcionarles a sus clientes nuevas experiencias.

Además de XProtect local, Milestone Systems ahora ofrece una alternativa de implementación en la nube que ejecuta XProtect en Amazon Web Services (AWS). Puede encontrar más información sobre la solución, además de cursos online gratuitos en nuestro sitio web.

Para obtener más información, visite www.milestonesys.com/xprotect-on-aws